Cómo introducir la alimentación en trocitos para el bebé

Alimentación complementaria para la dieta diaria del bebé

  • compartidos

La edad de introducción de la comida en trozos es un tema controvertido. En general los pediatras recomendamos la introducción de la alimentación sólida en trocitos entre los 7 y los 9 meses de edad, ya que favorece la masticación y con ello el desarrollo del habla, pero siempre dependiendo del niño y de sus habilidades.    

Es normal que a los bebés les guste probar nuevos sabores y texturas, pero a unos les apetece muy pronto y otros necesitan más tiempo. Sobre los 9 meses los bebés desarrollan la motricidad fina, con lo que serán capaces de coger trocitos pequeños de comida y llevárselos a la boca.

Cómo estimular al bebé para que coma alimentos en trozos

Introducción de alimentación en trocitos

Al ofrecerles comida en trozos y animarles a hacer la pinza (agarrar los trocitos con el índice y el pulgar) estaremos estimulando su psicomotricidad. También al fomentar que coma con los dedos estaremos ayudando al niño a ser independiente. Así además, regulará él mismo la cantidad que come y al reconocer estas señales de saciedad podrá responder a ellas adecuadamente, lo que podría disminuir los casos de obesidad en el futuro. 

La comida ideal para ofrecer al bebé en trozos es la que se deshace bien en la boca, es blanda, y tiene menor riesgo de atragantamiento, por ejemplo

-Galletas y hojaldres (dulces o salados, cuidando el exceso de sal y de azúcar)

-Frutas y verduras cocidas (que puedan aplastarse con el tenedor)

-Queso fresco, plátano maduro y pasta cocida que pueden triturarse con las encías

-Carne picada bien cocida 

Aún así la comida debe partirse en trocitos pequeños. El pollo, por ejemplo, debe partirse en trozos tan pequeños que las encías y la lengua de un bebé lo puedan aplastar.

Es fundamental que el niño esté vigilado en todo momento mientras está comiendo. También debemos evitar poner a su alcance comidas con las que puedan atragantarse, por ejemplo: 

-Trozos de verduras crudas o fruta dura

-Pasas, uvas enteras o tomatitos cherry 

-Salchichas enteras (deben pelarse y cortarlas en trocitos)

-Pan blanco (son peligrosos los trozos grandes de miga)

-Trozos de queso duro

-Frutos secos (por su riesgo de atragantamiento y por su potencial alergénico se recomienda retrasar la introducción de los frutos secos hasta los 3 años) 

Debemos intentar evitar también darle dulces o pasteles. El niño necesita comer alimentos nutritivos, pero no tanto contenido en grasas ni azúcares. El chocolate por ejemplo además puede producir alergia si se introduce en edades tempranas (antes de los 2 años). 

Si al niño no le gusta una comida, no le insista en el momento, puede ofrecérsela otra vez pasado un tiempo. A veces los niños rechazan ciertos sabores y texturas, pero luego los aceptan pasado un tiempo.

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud