Alimentos no recomendados para bebés

Alimentos no aconsejados para niños menores de dos años

  • compartidos

A partir de los 6 meses, los bebés comienzan la alimentación complementaria. Poco a poco, y dándole a probar diferentes alimentos, los padres intentan introducir a su hijo en los menús habituales de su familia.

No obstante, y aunque las restricciones alimentarias a partir del año son escasas, si conviene tener en cuenta que algunos alimentos pueden estar desaconsejados hasta edades más avanzadas.

Alimentos desaconsejados para bebés

Niño bebe leche

1. Leche: Aunque se recomienda mantener la lactancia materna al menos hasta los 2 años, a partir de los 12 meses, los bebés pueden tomar leche de vaca. Sin embargo, la leche desnatada o semidesnatada no está aconsejada ya que el bebé aún se beneficia de la grasa procedente de la leche entera y las calorías que ésta proporciona, para su crecimiento y desarrollo. Los derivados lácteos como el queso o los yogures, también se recomienda que sean enteros. Normalmente, y salvo que el bebé presente riesgo de obesidad o problemas de corazón, los lácteos bajos en grasa no se introducirán en su dieta hasta los 2 años.

Por motivos similares, y porque además la grasa es vehículo de vitaminas y minerales esenciales, tampoco conviene ofrecer a los bebés otros alimentos bajos en grasa, sino sus versiones originales. Sin embargo, si conviene evitar las grasas saturadas e hidrogenadas, presentes en la comida rápida o la bollería industrial.

2. Sal y azúcar: La introducción de la sal y el azúcar debe posponerse lo máximo posible. Los riñones de los bebés no están preparados para las comidas saladas, y el azúcar es absolutamente innecesario en su dieta. La dieta del bebé ya incluye azúcar natural, como el que proviene de la fruta, y ésta puede utilizarse en caso de necesitar endulzar alguna de sus comidas.

3. Miel: En esta misma línea conviene evitar también la miel, no sólo porque es azúcar y se relaciona con obesidad y caries dental, sino también porque en la miel pueden encontrarse esporas de Clostridium botulinum, microorganismo productor de la toxina causante del botulismo, una enfermedad neurológica que puede revestir gravedad si no se trata a tiempo. Las recomendaciones actuales varían entre los 12 y los 24 meses para la introducción de la miel en la dieta del bebé. 

4. Frutos secos: Los frutos secos pueden causar alergias, por lo que deben introducirse con extrema precaución en la dieta del bebé, no antes de los 12 meses. Además, y debido a que pueden causar atragantamientos, las recomendaciones más estrictas no recomiendan su introducción antes de los 5 años. Sin embargo, el tipo de dieta que lleve el bebé y su habilidad masticando pueden indicar si está preparado o no para consumir frutos secos enteros.

Cuidado con algunas frutas y pescado antes de los 2 años

Para evitar atragantamientos también debe evitarse ofrecer uvas, cerezas o tomates cherry enteros, aunque son perfectamente seguros si se cortan en mitades o cuartos. Como idea general, cualquier alimento cuyo tamaño supere el de un guisante, puede quedar atrapado bloqueando las vías respiratorias y debe de ser cortado en trozos antes de ofrecerlo al bebé.

Los pescados con altas concentraciones de mercurio, como el pez espada, deben evitarse en la infancia y adolescencia. Además, tanto el pescado, como el marisco o los huevos, deben estar correctamente cocinados antes de ofrecérselos al niño para evitar posibles intoxicaciones alimentarias.

En general, y salvo recomendaciones expresas, a partir de los 2 años un niño puede comer de todo. Su destreza masticando será cada vez mayor, y puede orientar sobre que alimentos deben evitarse y hasta cuándo, para evitar atragantamientos. 

La lactancia materna en el arte. El arte de amamantar a los bebés

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud