Alimentos blancos en la dieta de niños y embarazadas

Qué beneficios nos aportan los alimentos de color blanco

  • compartidos

Los fitonutrientes son esas sustancias de origen vegetal que dan color a frutas y verduras. Van más allá de las vitaminas y los minerales, proporcionando al organismo beneficios según su color.

Entre los alimentos de color blanco, sin embargo, hay que diferenciar los alimentos refinados, como el pan blanco, el arroz o las pastas, que no son tan saludables como sus homólogos integrales, y otros alimentos que están cargados de nutrientes saludables y deseables en una dieta equilibrada.

Alimentos blancos beneficiosos para la salud de niños y embarazadas

Embarazada con manzana

Coliflor, champiñones, espárragos, ajo y cebolla, alubias blancas, patatas, y algunas frutas como la manzana, la pera o los albaricoques y nectarinas, de carne blanquecina, pueden incluirse en este grupo. En general, se relacionan con propiedades tales como la disminución del colesterol y la presión sanguínea, y por tanto un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Sin embargo, su beneficio más popular está relacionado con el sistema inmunitario, ya que, además de mejorar su funcionamiento, asegura el buen funcionamiento del sistema linfático y ayuda a la recuperación de las células que se encuentren dañadas. 

Los organosulfidos, uno de los fitonutrientes presentes en los alimentos de color blanco, tienen como principales beneficios la buena salud ósea y el correcto funcionamiento de los sistemas circulatorio y cardiovascular. La alicina presente en el ajo, mejora la circulación sanguínea y, recientemente, nuevos estudios la relacionan con la disminución del colesterol y la presión sanguínea. Además, tiene propiedades antibióticas y antioxidantes. A pesar de que el ajo no es un alimento que presente gran atractivo entre los niños, sus propiedades antimicrobianas son algo a tener en cuenta, ya que proporcionan una protección extra, sobre todo en las estaciones más frías, cuando más propensos son a las infecciones externas.

Además de organosulfidos con propiedades antimicrobianas, al igual que la alicina del ajo, en la cebolla se puede encontrar un flavonoide, la quercetina,  un antioxidante que previene problemas cerebrovasculares y que, dado su poder para bloquear la liberación de histamina, puede prevenir alergias. Esta sustancia también se encuentra en cantidades importantes en manzanas y uvas. Sus propiedades antihistamínicas la hacen muy interesante, debido el incremento de alergias y asma entre la población infantil. Se relaciona también, según algunos estudios, con los procesos inflamatorios, donde puede participar reduciendo tanto las molestias como la hinchazón, algo, de nuevo, de gran beneficio para esas temidas infecciones durante la infancia que cursan con dolor e inflamación. Además, los fitonutrientes presentes en la cebolla participan en el mantenimiento de los correctos niveles de azúcar sanguíneos, algo de potencial interés cuando se tiene tendencia a la obesidad y sobre todo en el caso de diabéticos.

La coliflor merece mención aparte, ya que, además de fitonutrientes, contiene muchos de los micronutrientes más recomendados durante el embarazo, como ácido fólico y vitaminas A, C y algunas del grupo B, además de ser una excelente fuente de calcio y otros minerales. Los fitonutrientes presentes en la coliflor tienen funciones antioxidantes, aseguran la correcta formación de los huesos y un crecimiento celular óptimo, además de proteger el sistema inmunitario, por lo que es un alimento muy completo en todos los trimestres del embarazo.

A pesar de no ser un color presente en el arcoíris, el blanco, en los alimentos, también goza de gran atractivo, con una alta variedad de beneficios para la salud.

Dibujos de frutas para colorear con los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud