Los errores más comunes que se cometen con los castigos

Consejos para aplicar los castigos a los niños

  • compartidos

La psicología nos ha demostrado que, en pocos casos, el castigo es efectivo. El objetivo en la educación es consolidar las conductas positivas en los niños y eliminar las conductas negativas, y eso se consigue mucho mejor mediante el refuerzo y la extinción. Consideramos 'refuerzo' a cualquier consecuencia positiva, y ojo, no lo equivoquemos con premios materiales, el mejor refuerzo para los niños puede salirnos muy barato, es la atención de sus padres.

¿Cuáles son los errores más comunes que se cometen con los castigos?

Los castigos y los niños

Muchos padres abusan del castigo, confundiendo castigo con buena educación, y con ello consiguen que la situación empeore cada vez más. Dentro de los errores más comunes que encontramos están:

Castigar al niño por periodos largos de tiempos. El niño pensará que no le damos oportunidad de portarse bien y como ya está castigado, ¿para qué esforzarse en el comportamiento correcto
Castigarle con todo lo que le gusta. De esta forma, cuando se porte bien, ¿con qué lo reforzaremos? 
Acumular el castigo durante varios días. Cada día hay que darle la opción de conseguir el objetivo, y animarlo a que lo haga. 
Castigos desproporcionados.

Consejos para que el castigo sea efectivo

En pocos casos, el castigo es efectivo, y para que lo sea, tiene que ser lo más contingente posible a la conducta que queramos castigar, es decir, lo más cercano posible, y por un periodo de tiempo corto. De nada sirve castigar a un niño sin ver la televisión el fin de semana si se ha peleado con su hermano el jueves, porque cuando llegue el momento de la aplicación del castigo, primero, no se acordará del motivo, y segundo, rompemos la posibilidad de premiar las conductas en ese intervalo del jueves al sábado.

Se trata de aprender a distinguir lo que está bien hecho de lo que no es correcto con conductas distintas. Así, cuando los niños estén realizando las conductas que queremos instaurar, debemos estar con ellos, reforzar su comportamiento y premiar al niño mientras se porta bien. En cambio, es recomendable no prestarle más atención cuando está realizando las conductas disruptivas que queremos que desaparezcan, esto último es lo que se llama 'extinción'.

Silvia Álava Sordo, psicóloga

Silvia Álava Sordo, psicóloga
Directora del Área Infantil 
del Centro de Psicología Álava Reyes Consultores. 
Colaboradora de GuiaInfantil.com

Frases de amistad para educar y motivar a los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud