Hábitos saludables en la alimentación de los niños

Cómo debe ser una alimentación infantil equilibrada

  • compartidos

La nutrición de nuestros hijos es uno de los temas que más nos preocupan a los padres porque está directamente relacionada con el desarrollo y el crecimiento de los niños. Una alimentación sana y equilibrada es fundamental, pero ¿cómo conseguir que los niños coman bien, que coman de todo y en el tiempo adecuado según su edad?

Para resolver todas estas cuestiones, la psicóloga Silvia Álava nos ofrece algunos consejos prácticos para que los niños no utilicen la comida como un método para llamar nuestra atención.

Cómo enseñar a los niños a comer de forma saludable

Niña muerde manzana

¿Qué podemos hacer los padres para que los niños coman de todo?
Desde que son pequeños, desde bebés, debemos ir introduciendo todo tipo de comidas en su alimentación y no esperar que los niños descubran qué es la fruta y la verdura en el comedor del colegio, tienen que haber ido comiendo estos alimentos desde pequeños en casa. Según van creciendo, debemos intentar ir triturándoles menos las comidas e intentar no disfrazar los alimentos

¿En cuanto tiempo debe comer un niño, según la edad que tenga?
Según su edad, debemos establecer un tiempo límite de comida para los niños. No se trata de que engullan ni de que coman súper rápido, sino de decirles cuánto tiempo vamos estar con ellos y cuánto tiempo vamos a estar comiendo. Por ejemplo, un niño de unos 4 años puede tardar para comer un primero, segundo y postre unos 40 minutos y nos interesa favorecer desde el principio que coma él solo. Si es pequeño, troceamos el filete, pero el hecho de pinchar y llevárselo a la boca lo tiene que ir haciendo solo. El niño tiene que ver que hay un tiempo límite, un tiempo en el que se sienta cómodo, acorde y ajustado a su edad. En un tiempo adecuado y razonable a su edad tiene que terminar de comer, y cuando se acaba ese tiempo, retirarle el plato.

¿Qué estrategias debemos establecer para marcar los tiempos de comida?
Dependerá mucho de la edad del niño y de las variables individuales de cada uno. Aquí, distinguimos dos casos: los niños muy ansiosos, que engullen la comida y tardan poco, a los que hay que enseñarles a masticar bien, a comer despacio y de forma mas relajada. Y los niños que son muy lentos, se eternizan y hay que estar encima diciendo come. En el primer caso, cuando los niños son especialmente ansiosos lo que tenemos que determinar el tiempo de comida que les tiene que durar cada plato. 

¿Qué debemos hacer cuando los niños son lentos comiendo?
Cuando los niños son lentos, tenemos el problema contrario. Podemos servirnos de un reloj de manillas para que el niño vea el tiempo que queda. Si es especialmente lento es mejor ponerle el tiempo por platos. Con una sopa o un primer plato, un niño de 3-4 años no tendría que demorar más de 15 minutos. Podemos usar el mismo truco del gomet para que el niño vaya calculando, y avisarle que cuando la aguja llegue allí ya no vamos a poder seguir comiendo esto y tenemos que retirar el plato. ¡Ojo a esta técnica de retirar el plato!, porque no puede utilizarse con los niños que estén bajos de peso

¿Qué cantidad de comida deben ingerir los niños según su edad? ¿Se debe obligar al niño a comer todo lo que hay en el plato?
Según la edad que tenga el niño, el adulto debe gestionar la cantidad de comida que va a comer. Tenemos que tener claro que hay que poner una cantidad razonable. Hay muchas diferencias individuales, no se puede decir a esta edad se come esta cantidad ya que hay niños un poco más tragones y otros que son menos. Pero lo que no vale es perdonar la comida. Cada madre sabe perfectamente lo que su hijo come y lo que no, y es mejor poner una cantidad adecuada y razonable, sin entrar en el juego de perdonar trozos. 

¿Las arcadas y el hábito de pasar la comida de un lado a otro haciendo bola pueden ser el reflejo de un problema psicológico?
Cuando ves a un niño que está haciendo arcadas o bolas con la comida, en un alto porcentaje se trata de una llamada de atención hacia sus padres. No podemos decir que tenga un problema psicológico, lo que quiere es una atención extra por parte de sus padres y el momento de la comida es muy propicio para conseguirla. 

¿Es bueno camuflar las verduras a los niños o conviene ofrecérselas sin aliñar para que se acostumbren a su sabor?
Respecto a camuflar las verduras, hay que distinguir dos temas: el guiso que puede ir acompañado como judías con jamón, o disfrazar la comida. El niño tiene que saber a que saben las judías, y tiene que saber qué es y cómo es la verdura, pero eso no implica que siempre tengan que comerse al vapor sin echarles aceite o jamón. 

¿Por qué el color verde de las verduras produce rechazo en los niños?

El problema aparece cuando hemos estado camuflando las verduras, para que no se notara y no viera el color verde, y de repente lo ve un día y no se lo quiere comer. Si normalizamos la ingesta de verduras desde bien pequeñitos y ven su color de forma natural, la aceptación será mejor y más fácil. 

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

Papillas de fruta y purés de verduras y carnes para el bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud