Las mochilas portabebés. Cómo las deben usar los padres

Respuestas a las dudas de los padres sobre las mochilas portabebés

  • compartidos

El estrecho contacto del bebé con el cuerpo de sus padres es muy importante, especialmente durante los primeros meses de vida del pequeño. Las mochilas porta bebés siguen siendo una tendencia muy utilizada por los padres, ya que les permite tener a su bebé seguro, protegido y pegadito a su cuerpo, al mismo tiempo en que desarrollan otras muchas actividades.

El Dr. Cesar García Fontecha, Ortopeda pediátrico en el Hospital Vall D’Hebron de Barcelona, ha contestado a GuiaInfantil.com algunas preguntas sobre las mochilas porta bebés.

Cómo deben usar los padres las mochilas portabebés

Madre con mochila portabebés

1. ¿En qué etapas del bebé está indicada la utilización de la mochila porta bebés? Desde un punto de vista de seguridad y de la postura del bebé, las mochilas disponibles hoy día en el mercado están diseñadas para llevar el bebé desde el nacimiento, estableciendo en general un peso mínimo de 3,5 kilos. Desde un punto de vista de intercambio afectivo y sensorial, tanto el recién nacido como la madre o el padre se benefician de utilizar una mochila porta bebé desde los primeros días de vida. En el otro extremo, los diseños actuales permiten llevar niños de dos años sin problemas. 

2. ¿Cuál es la mejor posición para llevar al bebé en la mochila, mirando a los padres o hacia delante?  El bebé recién nacido tiene una musculatura débil en su columna y cuello, y además el tamaño relativo de la cabeza respecto a su cuerpo es mayor, por lo que aumenta el riesgo de tener lesiones en el cuello si sufre un movimiento brusco. Por ello, en este periodo, la mejor postura es mirando hacia los padres y la mochila debe cubrir la zona de la nuca estabilizando la cabeza. Sin embargo, entre los 3 y los 6 meses, el bebé adquiere progresivamente la fuerza muscular para sostener la cabeza y mantener el tronco con firmeza, a la vez que desarrolla la visión lejana y comienza a tener curiosidad por el mundo que le rodea. En este momento puede colocarse el niño mirando hacia adelante siempre que la mochila esté correctamente diseñada para ello y así puede asomarse al mundo pero manteniendo la sensación de seguridad que le proporciona el contacto con la madre o el padre y convirtiéndose el exterior en un gran terreno de juego

3. ¿Existe alguna relación entre las mochilas porta bebés y la displasia de caderas en los bebés?  La displasia de cadera se caracteriza porque el acetábulo o la cavidad, la zona de la pelvis donde se articula la cabeza del fémur, está poco desarrollado, tiene poca concavidad para albergar correctamente la cabeza del fémur y ésta puede luxarse (o dislocarse). Ésta es una situación congénita producida por factores genéticos y mecánicos dentro del útero y que precisa un tratamiento específico por parte del especialista en ortopedia pediátrica. No se ha descrito que una mochila porta bebé pueda favorecer la aparición de una displasia de cadera y de hecho, en una mochila, las caderas del bebé se colocan abiertas, con las piernas separadas entre sí, lo que estimula el desarrollo correcto del acetábulo. 

4. ¿Qué deben considerar los padres a la hora de comprar una mochila para su bebé? Para favorecer el contacto entre uno de los padres y el bebé de forma armónica, la mochila debe proporcionar seguridad y comodidad para ambos. La mochila debe estar diseñada para proteger el bebé y para asegurar una adecuada sujeción y posición evitando zonas de compresión o tiras que puedan provocarle lesiones. Igualmente debe tener un correcto soporte para el porteador que le permita repartir adecuadamente el peso y evitar la aparición de fatiga muscular. Las tiras de los hombros deben ser anchas y acolchadas, y es recomendable, si la envergadura de la madre o el padre lo permite, que disponga de un apoyo lumbar o en pelvis. Además, la mochila debe ser cómoda para ambos. Cómoda para el niño, ajustable en medida y con un tejido apropiado para el clima, fresco en verano y con accesorios para el frío, transpirable y lavable. Cómoda para el porteador, fácil de poner y quitar, con cierres sencillos de encajar y de soltar pero que no puedan soltarse solos ni que el bebé pueda soltarlos.

5. En su opinión, ¿es más seguro y cómodo para el bebé que lo lleven en mochila o en fulares? Desde el punto de vista de la seguridad es más apropiado una mochila que ha superado todos los controles de fabricación, ya que garantiza que el dispositivo está expresamente diseñado y probado. Desde el punto de vista de comodidad, las mochilas que llevan más tiempo en el mercado han ido perfeccionando los diseños y hoy día ofrecen unos productos realmente sencillos de utilizar.

Ideas para llevar al bebé en brazos

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud