Endometriosis: conseguir el embarazo con fecundación in vitro

Fertilidad con FIV después de tratar una endometriosis

  • compartidos

La endometriosis es una enfermedad con una incidencia creciente y que afecta a millones de mujeres de todo el mundo. Genera una amplia gama de síntomas, algunos de ellos fácilmente reconocibles y llega a implicar tanto física como psíquicamente a las pacientes.

El éxito de su control depende de un diagnóstico temprano, de un correcto manejo médico-quirúrgico de la enfermedad y de un tratamiento eficaz, pero escasamente agresivo.

La endometriosis y la fertilidad de la mujer

Mujer con manos en vientre

En la endometriosis, el tejido que se comporta como las células que recubren el útero (endometrio) crece en otras áreas del cuerpo, causando dolor, sangrado irregular y una posible infertilidad, pero no en todas las pacientes, sobre todo, si ésta es leve. La cirugía lamparoscopia puede ayudar a mejorar la fertilidad. Las probabilidades de éxito dependen de la gravedad de la endometriosis. Si la primera cirugía no ayuda a lograr un embarazo, es improbable que sirva repetir la laparoscopia.

Las pacientes deben considerar la posibilidad de tratamientos adicionales para la infertilidad. El embarazo ejerce un efecto protector sobre el desarrollo de una futura endometriosis. Esto es debido a que los ovarios se mantienen en reposo durante los meses de gestación y, por tanto, sin secreción de hormonas femeninas. Sin embargo, nunca deberá aconsejarse a una paciente que se quede embarazada para un mejor control de su problema.

Fecundación in vitro para quedar embarazada

Según las revelaciones de un estudio llevado a cabo por el equipo del doctor Paul Dmowski, del Centro de Fertilidad Oak Brook de Illinois (EE UU), la fecundación in Vitro es la técnica más efectiva para lograr un embarazo en las pacientes que padecen endometriosis.

El estudio ha comparado tres técnicas diferentes en 313 pacientes: la estimulación ovárica y la inseminación artificial, la fecundación in vitro con transferencia de embriones (FIVET) en primera instancia y la fecundación in vitro con transferencia de embriones tras el fracaso de la inseminación artificial. Los investigadores sostienen que 'el beneficio de la fecundación in vitro es más importante que el de la inseminación artificial en las mujeres víctimas de una endometriosis.

Dado que la estimulación ovárica, en los casos de endometriosis, puede producir efectos indeseables, la FIVET debe indicarse en primera instancia en el tratamiento de la infertilidad en las mujeres afectadas por esta enfermedad. Si se intenta la estimulación ovárica, ésta no debería exceder los tres o cuatro ciclos'.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

9 cosas que la mujer debe evitar durante el embarazo

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud