Segundo embarazo: ¿cuándo es el mejor momento?

Cuándo buscar un segundo embarazo

  • compartidos

La edad biológica de la mujer suele marcar la pauta del segundo embarazo en la sociedad actual. Debido a la incorporación de la mujer al mercado laboral, la maternidad se retrasa y es habitual tener el primer hijo después de haber cumplido los 30 años. Concretamente, en España, según datos facilitados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), un 30 por ciento de las mujeres tiene su primer hijo después de los 35 años.

El reloj biológico en el segundo embarazo

Embarazada del segundo hijo

En la mayoría de los casos, el segundo bebé llega alrededor de los 35 años, momento en que la tasa de infertilidad hace que las posibilidades de lograr un nuevo embarazo disminuyan notablemente y se sitúen en un 8 por ciento.

A partir de los 38 años, este porcentaje baja hasta el 3 por ciento. No obstante, la edad de la mujer influye no sólo a la hora de lograr la gestación, sino también en las complicaciones que un embarazo puede ocasionar a ciertas edades. El estado físico de un cuerpo, que ya ha pasado anteriormente por un embarazo y un parto, es una cuestión importante a valorar ya que un segundo embarazo no suele encararse en las mismas condiciones físicas que el primero.

La edad materna y el nuevo embarazo

Además de la edad biológica y del estado físico, se debe tener en cuenta la energía que se necesita para cuidar de dos niños con edades distintas. Pensar en el futuro, en las fuerzas necesarias para atender el cuidado, la alimentación, la educación y proporcionar el bienestar necesario a los niños para su correcto desarrollo es clave para afrontar un segundo embarazo. En general, las energías no son las mismas a los 40 que a los 50. Por otro lado, el padre tampoco es primerizo, y los temores y dudas vividos con el primer hijo ya han quedado atrás. Su experiencia en la atención del primer bebé será muy valiosa en esta nueva etapa que comienza.

Otro hermanito para tu hijo

Preparar al primogénito para la llegada de su nuevo hermano es fundamental para lograr su estabilidad emocional. Esta estabilidad va a ser muy beneficiosa para la familia y va contribuir positivamente en el desarrollo del día a día. El papel del padre en la dinámica familiar, su implicación, su ayuda y motivación van a convertir la llegada del segundo hijo en un acontecimiento muy especial. Su integración natural y espontánea en el seno familiar evitará celos de primogénito y fomentará una buena relación entre los dos hermanos desde el principio. Los celos del hermano mayor pueden convertirse en un problema de convivencia y los padres deben poner todos los medios para que el niño viva la llegada de un hermanito como una experiencia enriquecedora y no como una pérdida de privilegios.

El reto de ampliar la familia

Tras el parto, el trabajo se multiplica por dos. Los padres tienen ahora dos hijos que atender y, en función de la diferencia de edad entre ellos, notarán que el tiempo disponible para sus cuidados personales y dedicación, se reduce significativamente. Un segundo hijo implica también un reajuste de la economía familiar. Los pañales, la comida, la ropa, la decoración de su habitación y, más adelante, la escuela infantil … Todo se traduce en dinero y gastos. La llegada de un nuevo miembro a la familia representa un buen desembolso económico. Pero, con mucho trabajo en equipo y tiempo para adaptarse a las nuevas exigencias familiares, la recompensa es muy grande.

Marisol Nuevo.

El tamaño de tu bebé en el embarazo con frutas y verduras

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud