Las emociones del recién nacido. De la risa al llanto

Estimula la inteligencia emocional del recién nacido

  • compartidos

Ya te habrás dado cuenta de que tu bebé puede pasar de la risa al llanto en un breve periodo de tiempo y con mucha facilidad. La razón de estos sorprendentes cambios de humor se debe a que las emociones del recién nacido se caracterizan por manifestarse de forma muy intensa y con una frecuencia muy alta, que va reduciéndose con la edad a medida que el bebé va disponiendo de mecanismos tranquilizadores, que son fruto de su proceso madurativo.

Uso inteligente de las emociones en el bebé

Recién nacido llora

Estas estrategias de auto-tranquilización están, generalmente, asociadas a rutinas que le resultan placenteras como chuparse el dedo o abrazarse a su osito, pero precisan de un grado de maduración y son fruto de una evolución emocional. El desarrollo de estas estrategias calmantes le conducirá a un uso inteligente de las  emociones  y son la semilla de la capacidad que tendrá una persona para generar una respuesta adecuada ante determinadas situaciones.

La comunicación positiva con el bebé

El llanto es la primera forma de comunicación del bebé y para los padres se convierte en la señal prioritaria a la que prestar atención. Generalmente, cuando deja de llorar nos coge cansados y, en resumen, le prestamos más atención cuando está mal y poca cuando está bien. Los últimos estudios sobre Comunicación Gestual y Prosódica del bebé revelan que hay que evitar mantener el llanto como la única vía de comunicación con el bebé, haciéndole más caso con la comunicación positiva.

Los besos, los abrazos, las caricias, las palabras, las canciones y los juegos compartidos forman parte de esa comunicación positiva. Pero los bebés no siempre se muestran igual de receptivos y, por eso, es importante saber cuándo y cómo hacerlo. Responder adecuadamente a sus necesidades y considerar su disposición para prestar atención a la comunicación y a los juegos es fundamental para el desarrollo positivo de la inteligencia emocional del bebé. Si tiene sueño o está de mal humor no insistas y déjalo para otro momento.

Estimula la inteligencia emocional del bebé

Los recién nacidos pasan alrededor de 9 horas durmiendo durante el día y cerca de 8 durante la noche, con distintos intervalos para alimentarse. Si estás atenta, cuando tu bebé despierte podrás contribuir a reforzar el vínculo afectivo con tu hijo y ayudarle a construir un correcto desarrollo emocional. Durante la vigilia, los bebés pasan por tres etapas de actividad y expresión emocional:

1. Alerta tranquila. Tiene lugar nada más despertar. Se quedará acostado y quieto, observando todo a su alrededor. Su respiración será regular y parecerá estar tranquilo y satisfecho. Aprovecha esta ocasión para darle los buenos días con alegría, llena este momento de sensaciones placenteras y él responderá a tus movimientos y sonidos mirándote a los ojos.
2. Alerta activa. Se interesará por los objetos visuales y por los estímulos auditivos e intentará responder a los sonidos. Puede que trate de imitarte y jugar contigo, moverá sus brazos y piernas, y girará el cuello para ver lo que ocurre a su alrededor. Puedes sorprenderle con juguetes de colores vistosos, animarle con su objeto de apego favorito o explorar con él movimientos nuevos.
3. Llanto. En esta tercera fase, se mostrará cansado. Satisface sus necesidades de higiene y alimentación, y cálmale arrullándole en brazos para que se sienta seguro.
4. Sueño. Se frotará los ojos, bostezará y quizá se ponga algo nervioso. Es preferible que intente conciliar el sueño por sí mismo durante esta etapa somnolienta. Si pasado un tiempo no lo consigue, puedes mecerle hasta que se quede dormido.

Marisol Nuevo. Redactora de Guiainfantil.com

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud