Niño nunca quieto, siempre distraído ¿Nuestro hijo es hiperactivo?

Entrevista a Paulino Castells, Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona

  • compartidos

Paulino Castells es Doctor en Medicina y Cirugía por la Universidad de Barcelona y especialista en Pediatría, Neurología y Psiquiatría. Se dedica a la Psiquiatría Infantil y Juvenil, y también a la problemática familiar en general. 

Es también autor de una veintena de libros, entre ellos Nunca quieto, siempre distraído. ¿Nuestro hijo es hiperactivo? (TDAH: Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), un libro que ofrece respuestas a todas las preguntas que se hacen con frecuencia muchos padres y profesores de niños nerviosos y que no prestan atención. Guiainfantil.com te ofrece un resumen de lo que encontrarás en él.

8 preguntas sobre el niño hiperactivo

  Niño corre con su madre y hermana

1. ¿Cómo es un niño con TDAH y cómo se diagnostica este trastorno? Es un niño que presenta serias dificultades para mantener la atención y se acompaña, a menudo, de hiperactividad e impulsividad, es decir, exceso de movimientos y precipitación de la conducta. El diagnóstico de este trastorno se hace a través del interrogatorio y la exploración clínica a cargo de un médico, y ha de ser ratificado con pruebas psicológicas (tests mentales), pruebas neurofisiológicas (como son, por ejemplo, los potenciales evocados cognitivos visuales y auditivos, P-300) y analíticas específicas.

2. ¿Cuáles son los primeros síntomas del TDAH? ¿Cuándo pueden sospechar los padres que su hijo es hiperactivo? Y, ¿qué deben hacer? La sospecha de que el niño presenta un TDAH empieza a ser notoria al inicio de la escolaridad, con las consabidas quejas de los maestros en parvularios o guarderías.

3. Muchas personas confunden la hiperactividad con otras situaciones. ¿Qué no es TDAH? No presenta TDAH el niño que es simplemente movido y distraído, como es el caso de la mayoría de críos en sus primeros años de vida, que presentan lo que podríamos llamar una hiperactividad 'fisiológica'. También hay situaciones puntuales y temporales de distractibilidad e hiperactividad debidas a determinados estados de enfermedad: como es el caso de los déficits intelectuales (como sería el retraso mental), o emocionales (por ejemplo, la depresión), o por trastornos de la respiración (por ejemplo, las apneas del sueño), o alteraciones hormonales (por ejemplo, hipertiroidismo), o intoxicación por metales (como por ejemplo, el plomo y el aluminio), o abuso de sustancias, e incluso por el efecto secundario de algunos medicamentos.

4. ¿Todos los niños hiperactivos son nerviosos? ¿Todos los niños nerviosos son hiperactivos? No necesariamente todos los niños con TDAH manifiestan un estado de nerviosismo, que se traduce en un torrente de movilidad y constante inquietud motriz, porque hay un grupo de pacientes con TDAH (aunque es reducido) cuya única manifestación clínica es su falta de atención y suelen estar quietos.

5. Actualmente, ¿qué tipo de tratamiento se está empleando para los niños con TDAH? En la actualidad, disponemos de eficaces medicamentos específicos para tratar este trastorno; pero mi opinión personal es que se está abusando mucho de ellos. Hay que individualizar cada caso y ver los pros y contras de la medicación, o bien optar por tratamientos más naturales, como son, por ejemplo, los dietéticos, a base de suplementos vitamínicos o de aminoácidos, aportación de ácidos grasos, exclusión de determinados nutrientes alergizantes, etc. que estamos utilizando en la práctica profesional para complementar la acción de la medicación o, incluso, para aplazarla o retirarla.

6. Se sabe que el comportamiento de un niño con TDAH genera conflictos en la vida familiar y escolar. ¿Qué tipo de atención y orientación se da a los padres y profesores para que no se sientan tan angustiados e impotentes? La información minuciosa a padres y maestros de las características del niño con TDAH, evitaría cantidad de tratamientos que tienen como único objetivo 'apaciguar' al niño excesivamente movido en casa y que altera la clase escolar. 

7. Si se diagnostica y trata a un niño hiperactivo, ¿podrá tener una vida adulta normal? Sin duda alguna: el niño con TDAH diagnosticado a tiempo y tratado adecuadamente, tanto en la vertiente familiar como pedagógica, psicológica y médica, no tiene por qué presentar problemática en su vida adulta, aunque arrastre lo que denominamos un 'TDAH residual' y le quede alguna sintomatología clínica.

8. Albert Einstein, Leonardo da Vinci y otros genios tuvieron TDAH. ¿La inteligencia tiene alguna relación con la hiperactividad?
Si evitamos que el entorno socio-familiar lo 'machaque' en su infancia, cuando llegue a la edad adulta, su propia hiperactividad vital le permitirá desarrollar y ejecutar múltiples tareas al mismo tiempo, con lo cual, si entendemos por inteligencia 'la capacidad de resolver problemas' (que es una de sus definiciones), estamos ante una evidente alianza entre inteligencia e hiperactividad. Asimismo, la lista histórica de personas geniales, que se supone presentaban TDAH, es larga en la antigüedad y también en tiempos más cercanos, como son los casos de Salvador Dalí, Bill Gates, John F. Kennedy, Bill Clinton... Y, salvando las distancias, también ha reconocido su trastorno en la infancia y juventud, mi buen amigo y colega neoyorquino Luis Rojas Marcos, y por si alguien no lo sabía, también un servidor.

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud