El control de esfínteres en los niños

Cómo ayudar al niño a hacer pis en el orinal o adaptador

  • compartidos

El control de esfínteres es el vaciado voluntario de la vejiga, un hábito básico de autonomía en el niño y que depende del grado de madurez de cada niño. Alrededor de los 24 meses, sobretodo en el caso de las niñas, se puede empezar el entrenamiento. Sin embargo, es perjudicial tanto pretender que el niño consiga controlarse antes de que su madurez lo permita, como también retrasar el entrenamiento.

Consejos para el control de esfínteres en la infancia

Controlar los esfínteres en la infancia

Los entrenamientos para controlar esfínteres requieren un poco de tiempo, dedicación y paciencia por parte de los adultos. Se comienza con la retirada de los pañales durante el día y requiere la colaboración del niño. El niño debe sentirse como parte importante del trabajo y por lo tanto debe participar. Debe sentirse apoyado y querido, aunque se haga pis en los pantalones. El control de esfínteres también puede ser enseñado a través de juegos, y será alcanzado si el niño se siente seguro y comprendido.

Es importante recordar que no es un problema si el niño moje el pantalón por estar jugando o porque retrase demasiado el momento de ir al baño. Tampoco debemos prolongar el tiempo de llevarle al baño porque falte poco tiempo para llegar a casa, el niño no aguantará. Estos consejos te servirán de utilidad para conseguir que el niño vaya sólo al baño.

- Durante dos semanas, haz un registro de las horas en las que hace pis. Puedes ir comprobando si está el pañal seco o húmedo y anotar las horas en las que orina. Si está seco por más de hora y media, puedes comenzar el entrenamiento

- Es  desaconsejado quitar el pañal en unos momentos del día y ponerlo en otros, el niño no lo comprenderá y le resultará más difícil realizar el control de esfínteres. 

- En las horas en las que hace pis, acompáñale al baño, y ponle en el orinal o adaptador. Si consigue hacer pis o caca, refuerza con elogios lo bien que lo ha hecho. 

- Si fracasa y se orina encima, no le des importancia. Deja que pase unos instantes para que se sienta incómodo y se dé cuenta que la próxima vez debe avisar.

- Cuando consiga controlar el pis, no des importancia a los pequeños fracasos que puedan producirse.

- Para el control nocturno, algunos profesionales recomiendan despertar al niño y sentarle en el orinal, sin embargo, no hay consenso en torno a esto, otros recomiendan no hacerlo. Lo que sí es cierto es que el niño puede controlar el pis de día y tardar un poco más en hacerlo por la noche.

- No ridiculices al niño si no lo consigue, es un aprendizaje que requiere una gran dificultad.

Fuente: AMEI 

Fotos a bebés dormilones

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud