Mi hijo muerde, ¿qué puedo hacer?

Cuándo el niño muerde o es mordido en la escuela

  • compartidos

Entre los 18 meses y los 3 años de edad, algunos niños manifiestan sus sentimientos a través de conductas equivocadas, con mordiscos, arañazos y manotazos. Puede suceder que el niño muerda o que sea mordido, ambas conductas suceden habitualmente, sobre todo en las escuelas infantiles, pero ¿qué pueden hacer los padres y educadores para corregir este tipo de comportamiento?

Por qué muerden los niños y qué hacer

Los mordiscos de los bebés

Es muy común que un educador o cuiador infantil tenga que avisar a los padres de que su hijo ha mordido o ha sido mordido por otro niño. En el primer caso, muchos padres de niños que muerden piensan que la causa es la mala influencia que está recibiendo su hijo al relacionarse con otros pequeños en la escuela infantil, ya que nunca han presenciado una situación semejante en casa.

En el segundo caso, los padres culpan a la educadora porque no prestó la suficiente atención a los niños y se generaron conductas violentas en el aula. Estos dos pensamientos son lógicos, pero no correctos, os explicamos por qué:

- Antes de escolarizar al niño, las únicas relaciones que ha tenido con otros niños es en pequeños ratos en el parque o con primos pequeños, pero en esos casos, no hay un contacto constante, diario y repetido. En la escuela infantil, el niño ha de compartir la atención del adulto y, por supuesto, los juguetes del aula, en estos casos es normal que aparezcan conductas más agresivas que en el entorno familiar.

- Durante el primer año y medio el bebé suele morder porque está relacionado con la fase de dentición, encuentra alivio mordiendo.

- Se relaciona con las manifestaciones de afecto, los bebés se encuentran en la fase oral y demuestran cariño mordiendo, ellos no entienden que este acto tiene consecuencias negativas, son los adultos quienes han de hacérselo entender.

- A medida que crecen y se hacen más independientes intentan resolver conflictos solos y cuando otros niños les quitan algún juguete, su reacción natural es la de dar un manotazo o un mordisco. Son manifestaciones normales que suceden durante la etapa egocéntrica y van desapareciendo a medida que el niño crece porque se expresa con el lenguaje y no a base de golpes

Para enseñar a los niños que los mordiscos no son correctos, los adultos hemos de educarles para resolver problemas de forma adecuada, hemos de obligarle a pedir perdón y, si la conducta se repite hemos de dejarle que se aparte del resto de los niños para que piense lo que hizo. Se desaconsejan totalmente cachetes o insultos, se trata de corregir su conducta, no hacerle pasar un mal rato.

Las conductas de mordiscos en bebés y niños suelen aparecer en las primeras semanas de colegio, pero van desapareciendo con comprensión, paciencia y apoyo de los cuidadores, educadores y padres.

Fuente: AMEI

Decálogo de los derechos de los niños

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud