Dermatitis atópica. Compañeros de infancia

La dermatitis atópica en niños menores de 7 años

  • compartidos

Aunque la dermatitis atópica puede aparecer en cualquier etapa de la vida, predomina en niños menores de 7 años. La denominada dermatitis del lactante -hasta 24 meses- tiene predilección por las mejillas, los pliegues del codo, los puños, el dorso de las manos y el mentón. Entre los 2 y 14 años emigra para localizarse en los pliegues de flexión: cuello, axilas e ingles. Después se manifiesta fundamentalmente en la boca, párpados y dorso de las manos.

Síntomas de la dermatitis atópica en niños

bebé con dermatitis

El síntoma que hace saltar la voz de alarma es un prurito intenso y desesperante que altera significativamente el sueño y la calidad de vida, llegando incluso a inducir a la anorexia. Otro síntoma son las áreas blanquecinas y ligeramente descamadas de forma redondeada u oval en la cara, parte superior de tronco y la superficie externa de extremidades. Y las costras, sequedad cutánea, pápulas, descamación en la planta de los pies o entre los dedos y un doble o triple pliegue en la zona de los párpados.

Causas de la dermatitis atópica en bebés y niños

Su aparición se debe a una predisposición genética (si uno de los padres la padece, el niño tiene un 50 por ciento de probabilidades) y factores ambientales (alérgenos, temperaturas extremas...). Las sustancias más sospechosas de provocar brotes son los antihistamínicos, neomicina y sulfamidas, al igual que los perfumes y determinados conservantes o estabilizantes. Y muchos expertos piensan que se debe al exceso de higiene, que deja la piel desprotegida.

La prevalencia se ha triplicado en los últimos 30 años en los países industrializados y es en verano cuando se duplican las consultas porque las lesiones se hacen más llamativas al contrastar con la piel bronceada. También se acentúa la dermatitis plantar en niños y adolescentes por el frotamiento continuo de una piel ya predispuesta contra la suela del zapato en pies recalentados por el calor. Y como evoluciona por brotes, los cambios de temperatura y lugar, y la exposición a nuevos agentes medioambientales son agravantes.

Cómo se trata la dermatitis atópica en niños

No hay un tratamiento que asegure la curación definitiva de la dermatitis atópica pero, según el doctor José Carlos Moreno, jefe de Dermatología del Hospital Reina Sofía de Córdoba y vicepresidente de la Academia Española de Dermatología, se puede paliar con una hidratación correcta y un tratamiento de choque con corticoides. 'Últimamente se observa por parte de enfermos, familiares e incluso médicos no especialistas una gran reticencia al empleo de corticoides tópicos y es un grave error, porque es el mejor tratamiento', afirma Moreno. 'También funcionan los inmunomoduladores tópicos y un tratamiento de mantenimiento durante los brotes menos agudos con inhibidores de la calcineurina. Cuando estas medidas tópicas fallan, hay tratamientos sistémicos muy eficaces —corticoides, inmunosupresores, inmunoglobulinas intravenosos y terapias biológicas', añade.

Paralelamente a la maduración del sistema inmunitario, los brotes se espacian: hay posibilidad de mejora hacia los 2 años y de curación espontánea cerca de los 7, pero se conservará la tendencia a la sequedad cutánea. Hacia los 10, en muchos casos desaparece el eczema, pero puede aparecer asma. El sol favorece generalmente remisiones espontáneas. Si hay antecedentes de atópicos en la familia, es preferible la alimentación materna durante los primeros meses de vida del bebé (evitando la madre la leche, los huevos y el pescado) y que diversifique los alimentos lo más tarde posible.

Fuente consultada:
- abc.es. Teresa de la Cierva

Juegos para el baño del bebé

VIDEO

  • Educación

  • Embarazo y parto

  • Bebés

  • Recetas

  • Alimentación

  • Salud